Tendencias Mundiales del Empleo 2012: El mundo enfrenta el desafío de crear 600 millones de empleos, advierte la OIT

global_employ_trends_2012GINEBRA (Noticias de la OIT) – El mundo enfrenta el "desafío urgente" de crear 600 millones de empleos productivos durante la próxima década a fin de generar un crecimiento sostenible y mantener la cohesión social, según el informe anual sobre el empleo mundial de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

 

 

 

"Tras tres años en que los mercados laborales han enfrentado continuas condiciones críticas, y frente a la perspectiva de un nuevo deterioro de la actividad económica, el desempleo afecta hoy en día a 200 millones de personas a nivel mundial", sostiene la OIT en su informe titulado "Tendencias Mundiales del Empleo 2012: Prevenir una crisis mayor del empleo" (GET 2012, por sus siglas en inglés). Es más, el informe sostiene que serán necesarios más de 400 millones de nuevos puestos de trabajo durante la próxima década para absorber el crecimiento anual de la fuerza de trabajo, estimado en 40 millones por año.

 

El Informe Tendencias Mundiales del Empleo señala que el mundo enfrenta un desafío adicional: el de crear trabajo decente para los aproximadamente 900 millones de trabajadores que viven con sus familias por debajo de la línea de la pobreza de 2 dólares al día, la mayoría de ellos en países en desarrollo.

 

"A pesar de los esfuerzos que han realizado los gobiernos, la crisis del empleo no disminuye y uno de cada tres trabajadores en el mundo – cerca de 1.000 millones de personas – está desempleado o vive en la pobreza", dijo el Director General de la OIT, Juan Somavia. "Lo que se precisa ahora es que la creación de empleo en la economía real se convierta en nuestra mayor prioridad".

 

El informe dice que la recuperación que comenzó en 2009 ha sido efímera y que todavía existen 27 millones más de trabajadores desempleados que al comienzo de la crisis. El hecho de que las economías no estén generando suficiente trabajo se ve reflejado en la relación empleo-población (la proporción de la población en edad de trabajar que está empleada), que experimentó la mayor disminución jamás registrada entre 2007 (61,2 por ciento) y 2010 (60,2 por ciento).

 

Al mismo tiempo, la población activa cuenta con aproximadamente 29 millones de personas menos que lo previsto en base a las tendencias anteriores a la crisis. Si se contabilizan estos trabajadores desalentados1 como desempleados, el desempleo mundial subiría de los actuales 197 millones a 225 millones, y la tasa de desempleo aumentaría de 6 por ciento a 6,9 por ciento.

 

El informe describe tres escenarios para la evolución del empleo de cara al futuro. La proyección de base muestra 3 millones más de desempleados en 2012, llegando a 206 millones en 2016. Si las tasas de crecimiento mundial disminuyen por debajo de 2 por ciento, entonces el desempleo aumentaría a 204 millones en 2012. En un escenario más positivo, que implica una rápida solución de la crisis de la deuda en la zona euro, el desempleo mundial disminuiría en cerca de 1 millón de personas en 2012, comparado con el escenario base.

 

Los jóvenes aún se encuentran entre los más afectados por la crisis. En vista de la tendencia actual, el informe sostiene que hay pocas esperanzas de una mejora substancial en sus perspectivas de empleo a corto plazo.

 

El informe GET 2012 señala que 74,8 millones de jóvenes entre 15 y 24 años estaban desempleados en 2011, un incremento de más de 4 millones desde 2007. Agrega que, a nivel mundial, los jóvenes tienen tres veces más posibilidades que los adultos de estar desempleados. La tasa mundial de desempleo juvenil, de 12,7 por ciento, se ubica en 1 punto porcentual por encima de los niveles anteriores a la crisis.

 

El informe también señala que:

  • El ritmo de progreso en la reducción del número de trabajadores pobres ha bajado considerablemente. Cerca de 30 por ciento de todos los trabajadores del mundo – más de 900 millones – vivían con sus familias por debajo de la línea de la pobreza en 2011, unos 55 millones más de lo previsto en base a las tendencias anteriores a la crisis. De estos 900 millones, alrededor de la mitad vivía por debajo de la línea de pobreza extrema de 1,25 dólares al día.

  • El número de trabajadores en empleo vulnerable2 en 2011 se estimaba en 1.520 millones a nivel mundial, un incremento de 136 millones desde 2000 y cerca de 23 millones más comparado con 2009.

  • El 50,5 por ciento de las mujeres tiene un empleo vulnerable, comparado con el 48,2 de los hombres.

  • Las condiciones económicas favorables impulsaron las tasas de creación de empleo por encima del crecimiento de la mano de obra, fortaleciendo de este modo la demanda interna, en particular en las grandes economías emergentes de América Latina y Asia Oriental.

  • La diferencia entre la productividad laboral entre las economías desarrolladas y el mundo en desarrollo – un indicador importante para medir la convergencia de los niveles de ingreso entre países – se ha reducido a lo largo de las dos últimas décadas, pero permanece alta. La producción por trabajador en las economías desarrolladas y la Unión Europea en 2011 fue de 72.900 dólares, frente a un promedio de 13.600 dólares en las regiones en desarrollo.


"Los datos del informe son un reflejo de la creciente desigualdad y la continua exclusión que sufren millones de trabajadores y sus familias a nivel mundial", señaló Somavia. "La recuperación de la crisis dependerá, en última instancia, de la efectividad de las medidas políticas. Y las medidas políticas son efectivas cuando surten un efecto positivo en la vida de la gente".

 

El informe llama a la aplicación de medidas dirigidas a apoyar el crecimiento del empleo en la economía real, y advierte que las medidas públicas de apoyo suplementarias de por sí solas no serán suficientes para promover una recuperación sostenible.

 

"Las autoridades ejecutivas deben actuar de manera determinada y coordinada para reducir el miedo y la incertidumbre que obstaculizan la inversión privada, a fin que el sector privado vuelva a poner en marcha el principal motor mundial de creación de empleo", sostiene el informe.

 

El informe también advierte que en períodos de escasa demanda son importantes los estímulos adicionales, y que estos pueden ser aplicados de manera que no pongan en peligro las sostenibilidad de las finanzas públicas. Ello gracias al "efecto multiplicador de un presupuesto equilibrado que permita que el gasto público estimule la economía real, incluso cuando son totalmente compensados por un aumento de los ingresos". El informe también exhorta a que los esfuerzos para consolidar las cuentas fiscales se lleven a cabo de una manera socialmente responsable, con el crecimiento y la creación de empleo como guías.

 

Para más información, por favor póngase en contacto con el Departamento de Comunicación e Información Pública de la OIT: +41 22 799 7912, Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 

1 Una persona que decide abandonar la búsqueda de trabajo porque siente que no tiene oportunidades de encontrar empleo es considerada económicamente inactiva (es decir, fuera de la mano de obra), por lo tanto no es contabilizada entre los desempleados. Esto también se aplica a los jóvenes que continúan sus estudios más tiempo de lo que habían previsto y que esperan para buscar trabajo porque perciben una falta de oportunidades de empleo.

2 El empleo vulnerable es definido como la suma de trabajadores por cuenta propia más los trabajadores familiares no remunerados.

Tags: